Home / Viralsee / Este hombre cambió a su mujer por otra y la vida le da una lección

Este hombre cambió a su mujer por otra y la vida le da una lección

Aunque parezca mentira pero la vida llega a dar mil vueltas y las cosas no terminan como se esperaban en un momento inesperado.

Anuncios

Un hombre toma la decisión de dejar a la mujer con la que decidió emprender un viaje largo, por otra más atractiva. Pero no esperaba que las cosas se voltearan al tener la lección de su vida y no esperar lo que temía por mucho tiempo.

Estas son las palabras de un hombre arrepentido

“Hace un año me separé de mi esposa, para estar con alguien más bonita. Mi ex pareja era gorda, flácida, su piel llena de celulitis, estrías, barriga y rollitos que no se cuidaba y no utilizaba maquillaje. Siempre lucía vestidos largos y sin forma. Ya no sentía atracción hacia ella, ya no me llamaba la atención y solo tenía el recuerdo de la mujer que conocí.

Anuncios

Exactamente un año después de dejarla encontré a la mujer que un día fue mi esposa. Lucia hermosa, radiante, estaba delgada y no tenía señal de rollitos o barriga. Su pelo caía sobre sus hombros, lucía un rojo radiante en sus labios y tenía un vestido que resaltaba su cintura. No parecía tener el cuerpo de una madre con tres niños, mis hijos.

Anuncios

Solo puedo recordar que esos kilos fueron a causa del embarazo de nuestro último hijo, la barriga flácida a causa de que cargó por nueve meses a los mejores regales de mi vida. La celulitis era por el cambio del gimnasio a cuidar a nuestros pequeños, sin tener tiempo para arreglarse todos los días, mucho menos para maquillarse o depilarse.

El poco tiempo que tenía lo utilizaba para mí y se olvidaba de ella misma, se ponía en segundo plano, tercer o incluso cuarto. Cambio los vestidos por pañales, sus pechos estaban caídos y ella se sentía orgullosa de amamantar a los pequeños, por lo que usar sostén se lo dificultaba. A eso le agregamos que debía cocinar, planchar y limpiar, pero a pesar de ellos siempre lucía feliz y para ella todo era perfecto.

Hoy les cuento esto al comprender que es tener una verdadera mujer en casa, yo la dejé ir. Arruiné todo al cambiar la belleza real por una fachada, pero aprendí la lección, me faltó tener más comprensión y agradecimiento, para reconocer el valor de ser un ama de casa. Sé que solo era cuestión de tiempo, ahora que ya están grandes nuestros hijos tiene tiempo para ella misma y me ha demostrado que no necesita un hombre para darse su valor”.

Loading...