Este cachorro llamado Gavel no pudo lograr ser policía por ser demasiado amable

Estamos de acuerdo que los cachorritos y los perros, aunque no nos gusten, son una maquina de ternura, su pelaje suave y que siempre quieren estar durmiendo o jugando nos dan ganas de siempre cargarlos. Pero la verdad es que cuando están entrenados para formar parte de la policía son algo atemorizantes, y a nadie se le ocurriría acariciarlos. Los perros policías colaboran a los oficiales en búsqueda de personas, drogas y la captura de delincuentes, Estos perros son entrenados desde que son cachorros para cumplir su labor  de protección y salvaguardar la vida de los que protegen. 

Pero no todos están hechos para esta vida, esta es la historia de un cachorrito llamado Gavel, que a los 6 mese se unió a las fuerzas policiales de Queensland Australia, donde se comprometió a servir a la nación y volverse un agente activo. En esta foto podemos ver el primer día de Gavel, cuando fue aceptado para entrenar en la policía, esta posando junto al gobernador y oficiales que habían sido condecorados por su gran labor.

Pero a veces las cosas no resultan como queremos, ya que este pequeño pastor aleman estaba mas a gusto tomándose fotos con el gobernador y recibiendo mimos de las personas. En su primer día formal en la academia estaba muy triste, tumbado en el suelo mirando con nostalgia a su alrededor.

De hecho, cuando iniciaron los entrenamientos, el ejercicio de morder y atacar no era agradable para el, no se le ve para nada feliz practicándolo.  Y a sus entrenadores les costaba bastante que lo hiciera, solo quería correr y jugar con  todos.

Generalmente se le veía corriendo y jugando con los visitantes, en algunas ocasiones se echaba en el piso en espera de unas caricias en la pancita.

Los entrenadores vieron que en realidad no seria feliz atancando a otros, así que se le asigno la misión en casa del gobernador de ser el perro de las ceremonias de estado.

Su trabajo se trata de ser amable y cariñoso con las personas invitadas a la casa del gobernador, algo que le queda como anillo al dedo a este amistoso cachorro.

Ahora este perrito es famoso en su estado, por su noble carácter se ha ganado el amor de todos los habitantes. y los visitantes esperan con ansias toparselo en la casa del gobernador para jugar un rato con el. Definitivamente es toda una ternura, yo también quiero hacerle cariños