Nadie apareció cuando tocó el claxon, así que este taxista llamó a la puerta. Lo que pasó le cambió la vida para siempre.

Close